Mons. Ramón Benito De La Rosa Y Carpio

 Celebremos hoy la ordenación de ocho sacerdotes.

En este mes diez sacerdotes se han ordenado y un obispo, pa­ra el ministerio, para la vida de la Iglesia, para la vida del país, porque sus ser­vicios son incuestionables desde hace 500, años y por eso nosotros celebramos esta or­denación, celebrando también los invalua­bles servicios que ofrecen a toda la vida de la República Dominicana. Por eso y por mu­chísimas otras razones, una ordenación sa­cerdotal siempre será una fiesta, una gran ce­lebración. Felicidades a los Salesianos por la ordenación de dos sacerdotes y felicidades a la Arquidiócesis de Santo Domingo por sus nuevos ocho sacerdotes.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos.