Janser Martínez | Archivo

Compartir:

              

Por Janser Martínez

El caso Odebrecht ha sido publicitado a lo extremo, a excepción del archivo definitivo ordenado por el anterior Procurador Jean Alan Rodríguez, respecto de algunos de los en principio involucrados.

Ese secretismo del archivo definitivo, luego de que fuera revelado al público por un Ministerio Público distinto al que lo ordenó, ha generado gran interés, preocupación y especulación en la población, sobre las razones que pudieron existir para dar origen al silencio con el que se hizo y mantuvo.

Lo cierto es que la notoriedad que ha tenido el caso Odrebrecht, dado a su repercusión nacional y mundial e imputados envueltos, archivar definitivamente el caso, y la población conocer tal decisión por intermedio de actores que entraron posterior y cuya credibilidad es mayor que los anteriores, no suena para nada agradable.

En el contexto procesal penal, era inimaginable que se archive definitivamente el caso, sin que la prensa se diera por enterado de tal decisión.

Los argumentos que cobijan el párrafo anterior son los siguientes:

A.- El archivo definitivo es un acto conclusivo con el cual el Ministerio Público, bajo amparo legal, dispone la no continuación de un proceso o de determinados investigados en ese proceso;

B.- Resulta que al ser el archivo definitivo un acto conclusivo a voluntad del Ministerio Público, la decisión que al efecto tome el Tribunal, debe ser en audiencia preliminar;

C.- Para acoger, homologar, confirmar o revocar el archivo definitivo, el tribunal debió fijar una audiencia preliminar y convocar a todos los involucrados. En dicha audiencia, el Juzgador debe verificar si la solicitud planteada por el Ministerio Público cumple con el principio de Legalidad; pero además, verificar si los procesados pudieran tener alguna objeción, a parte o la totalidad del requerimiento fiscal;

D.- Así mismo, las audiencias preliminares, para muchos togados, son públicas para terceros, con lo cual pudiera colegirse, que, si para el conocimiento y decisión del archivo definitivo se fijó una audiencia, es lógico pensar que los periodistas que cubren la fuente o noticias de la Suprema Corte de Justicia, cuando entonces jurisdicción apoderada, bien pudieron, hasta por asomo, darse cuenta de la participación de los 8 notables y sus eximios abogados en los pasillos y frías salas del más Alto Tribunal del tren judicial y por tanto, dar a conocer la noticia.

En ese orden, quienes airados y preocupados especulan sobre las posibles causas que originaron el archivo definitivo del caso Odrebrecht, de que estuvieron sustentadas en favorecer el “compañerismo” o por no involucrar a otros que quedaron fuera, y con ello crear impunidad, llevan razón en hacerlo.

Y es que el archivo definitivo del caso Odrebrecht, fue tan discreto, que ha debido pasar para que la población se entere de la decisión, un cambio de partido en el gobierno, un cambio de Procurador General de la República y un despertar de un pueblo que quiere que las cosas funcionen bien y que desean prime, por sobre todo, el Debido Proceso de Ley y, el interés social y colectivo.

Por; Janser Martínez

Compartir: