Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

La epidemia actual de enfermos del Covid 19, los contagios que hemos tenido y en fin, las muertes por la epidemia, nos han hecho descubrir, caer en la cuenta, de que un alto índice, una alta proporción de personas mueren de cáncer. En una palabra, que son muchos.

El cáncer es una epidemia. No le llamamos así, pero lo es. El dolor de los enfermos de cáncer se une de modo singular a los dolores que sufren las personas, que sufre Cristo. Por eso a este mal del sufrimiento de cáncer hay que poner atención. Hay personas y familias que heredan cáncer y hoy los médicos nos dicen que hay que cuidarse de consumir alimentos cancerígenos. Hay que averiguar sobre esto, hay que investigar, ya que todos, nadie, está exento de coger un cáncer. Las familias, como la mía, que heredamos el cáncer, tenemos que examinarnos mucho antes de tiempo, buscar un método para no caer en la enfermedad del cáncer.

En el Día del Cáncer recordemos los muertos por cáncer.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.