Familia de Yaneisy Rodríguez rechaza condena.

Santiago. “¡No fue un perro que mató! Fue una niña de cuatro años y no es justo que la justicia actúe de espaldas a la sociedad, con una condena de tan poco tiempo para alguien que desde que lo suelten volverá a matar”.

Esta es la impotencia con la que reaccionó Leticia Mercedes Rodríguez, abuela de la menor Yaneisy Rodríguez, violada y asesinada a golpes el 4 de enero del 2020, ante la condena a cinco años de cárcel al adolescente, que junto a un barbero adulto, cometió el crimen.

Dijo que el abogado que representa a la familia recurrirá la sentencia evacuada por una jueza del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes, por considerar que la justicia fue muy benigna.
Junto a este juicio, la familia espera además por otra decisión judicial que permitirá determinar a dónde irán las otras dos niñas que desde hace más de un año permanecen en manos del Consejo Nacional de la Niñez (Conani).

Reclamo

El menor, quien cumplió 17 años, fue apresado junto a Franklin Fernández Cruz, de 31, varios días después de reportar a Yaneisy como desaparecida. Rodríguez dijo que en el caso del adulto, espera la pena máxima de 30 años. El cuerpo de la niña fue hallado entre matorrales cerca de una cañada del sector Barranca del municipio Sabana Iglesia, provincia Santiago, días despúes de su desaparición.

Juan Carlos Báez Peralta, abogado de la familia de la víctima, mostró su inconformidad con la decisión del tribunal, tras considerar que el adolescente condenado, quien también era pariente de la víctima, debió recibir una pena de ocho años, debido a la gravedad del caso. En los próximos días se conocerá audiencia preliminar a Franklin Fernández Cruz, de 31 años, quien junto al menor, cometieron el hecho, por lo que esperan por una condena ejemplar.

Conani aún no decide a quién entrega niñas

Durante el proceso de búsqueda del cuerpo de la menor, se produjo un enfrentamiento entre los padres por la custodia de las otras dos niñas. Ramón Antonio Espinal Pérez, padre de la menor asesinada, culpó directamente a la madre su muerte, al acusarla de negligencia. Aunque se disputaron el cuidado de las niñas, Conani decidió llevarlas a uno de sus centro.