La flexibilización en el nuevo horario de toque de queda, vigente desde mañana, impactará positivamente en las operaciones de hoteles y restaurantes en el país, sector que ha visto descender su crecimiento por los embates de la pandemia COVID-19.

En esto coinciden el vicepresidente ejecutivo de la Asociación  de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores), Andrés Marranzini; y la presidenta de la Asociación de Hoteles de Santo Domingo, Yudit García.

Marranzini consideró que con esta apertura, se facilita la reincorporación de un personal que estaba inhabilitado, particularmente en turnos nocturnos en las operaciones de restaurantes.

De su lado, García indicó  que la holgura en el toque de queda facilita la transportación y movilidad de los colaboradores.

Precisó, además, que el cambio de horario se traduce en una mayor apertura para las jornadas de cena en los restaurantes a lo interno de los hoteles.

“Si hay más flexibilización, significa que una mayor cantidad de personas pueden acceder a la parte de gastronomía”, destaca la presidenta de la  asociación, constituida por 26 propiedades hoteleras.

En ese sentido dijo, que por motivo de la pandemia, en los hoteles en Santo Domingo se registró una caída en la ocupación de hasta un 70 % respecto a  años anteriores. Actualmente, este indicador ronda el 30 %.

En términos generales, las estadísticas suministradas por Asonahores a este medio muestran que la tasa promedio de ocupación hotelera en diciembre 2020 era de 29,6 %, para enero 2021 ya estaba en un 35,8 %.

“Vamos a cerrar el mes de febrero igual que enero, que es muy bueno, eso significa que hemos ido recuperando ese terreno”, dijo Marranzini.

Recordó que la restricción de horarios y medidas de distanciamiento social en los últimos meses se tradujo en una reducción considerable en el número de personas que pernotan en estos establecimientos y por consiguiente en una menor facturación.

Asimismo, dijo que la decisión del Gobierno de Estados Unidos de exigir pruebas negativas al SARS-CoV-2 a quienes ingresen a este país causó  cancelaciones importantes de vuelos y reservaciones.

 “Con esta nueva flexibilización, vamos en el proceso de irnos reincorporando a una vida más normal y ahora con la buena nueva de haber iniciado el proceso de vacunación, yo creo que las cosas van mejorando. Lo importante es seguir actuando con responsabilidad y mantener el distanciamiento”, dijo el ejecutivo.

 En ese sentido, sostuvo que no ha habido necesidad de procurar un incremento en la capacidad de ocupación más allá del 70 % permitido.

Cumplimiento de protocolos

“Vamos bien, ya tenemos operando más de 250 días, y dentro de esos días, los incidentes han sido aislados. En el caso de los hoteles, los turistas extranjeros y locales  han colaborado en el cumplimiento de los protocolos. Seguimos fortaleciendo y  tratando de hacer efectivo el plan de recuperación responsable  que implementamos junto con las autoridades”, destacó.

En respuesta a la pregunta ¿prevé incremento de turistas?, dijo que lo importante en estos momentos es que se mantengan las rutas aéreas activas así como un estable movimiento turístico. “No preveo incrementos importantes, lo que veo es un continuo flujo de turistas. El incremento vendrá en la medida en que se alcance la inmunidad de rebaño en los países emisores, fundamentalmente Estados Unidos y Canadá”, resaltó.

“Pienso que hay que apoyar el plan de vacunación. Para el sector turístico es clave estar vacunado al inicio de la temporada alta, que viene siendo  octubre, noviembre. En función al programa que desarrolla el Gobierno, a través del Gabinete de Salud, nosotros entendemos que esa meta es lograble”, expresó.